LO BARATO SIEMPRE SALE CARO

Los que hemos sido niños en los años 60/70 recordamos como heredábamos ropa, libros, juguetes etc. de hermanos y primos.

Era una época que se vivía con más austeridad y teníamos claro que la calidad tenía un coste y que “lo barato siempre salía caro”.

En la década de los 80 las costumbres del consumidor comenzaron a cambiar y ya en los 90 se fue instaurando una conciencia de consumo desaforada, que prevalece hoy día:

  • DA IGUAL DURE POCO, ES BARATO.
  • LO QUIERO TODO Y LO QUIERO YA.

Desde el sillón de casa podemos comprar lo que queramos a golpe de clic y sin esfuerzo , todo son facilidades. La comida viene a nuestra casa velozmente, los productos llegan al mercado aunque no sean en temporada, todo está pensado para consumir en cualquier sitio y a cualquier hora. 

La industria textil de hoy día es el máximo exponente del consumo de “USAR Y TIRAR”. El abaratamiento de las prendas de estos últimos años es directamente proporcional al aumento de las ganancias de muchas de las marcas que venden este tipo de prendas.

Es de ilusos pensar que este modelo de fabricación de la industria textil actual no tiene un coste. Como dice un antiguo dicho popular  “NADIE DA DUROS A PESETAS”. La factura de este modelo de consumo y fabricación, la pagan el medioambiente y las personas que trabajan para estas empresas.

LAS PRENDAS BARATAS  PROMUEVEN LA EXPLOTACIÓN LABORAL Y LA CONTAMINACIÓN MEDIOAMBIENTAL.

  • La mayor parte de la ropa que llevamos la cosen mujeres asiáticas en condiciones laborales extremas, con jornadas y salarios indignos. Los trabajadores de este tipo de empresas en nuestro país,  también sufren condiciones laborales muy precarias.
  • Los materiales que se utilizan para fabricar la ropa que llevamos contienen gran cantidad de derivados del petróleo que acaban en nuestros océanos en forma de microplásticos, en vertederos de basura o incinerados con el consiguiente daño medioambiental.
  • La industria textil es una de las que consume mayor cantidad de agua. Por ejemplo; un pantalón vaquero requiere para su fabricación entre 2.130 y 3.078 litros de agua.
  • La industria textil es la segunda más contaminante del mundo después de la petrolera, produce el 20% de las aguas residuales y el 10% de las emisiones de carbono en el mundo, esto es más que todos los vuelos internacionales y los barcos de carga combinados.

En el momento actual donde se habla ya de EMERGENCIA CLIMÁTICA, nuestro comportamiento individual como consumidor debe cambiar. Es necesario retomemos hábitos de consumo del pasado, es decir:

COMPRAR CON MÁS CONCIENCIA; MENOS IMPULSIVIDAD Y MÁS PLANIFICACIÓN.

Prácticas de consumo que sean sostenibles y en las cuales prevalezca el sentido común, como las siguientes:

  • Hacer uso de la economía circular. Es decir “si no te gusta o no lo usas, véndelo o dónalo”. Dale una segunda vida a tus prendas y objetos.
  • No practiques el derroche y el consumo desaforado; compra sólo lo que necesites.
  • Consume y exige productos de calidad.
  • Asume que la fabricación de calidad y responsable tiene un coste.
  • Consume productos de cercanía; que ahorren combustibles en sus traslados.
  • Planifica las compras; conseguirás una mejor optimización de tu economía.

RECUERDA QUE TU COLABORACIÓN ES ESENCIAL, PARA CONSEGUIR UNA ECONOMÍA JUSTA Y SOSTENIBLE.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: