¿CUÁNDO ES NECESARIO SUPLEMENTAR EL ÁCIDO GRASO DHA?

De un tiempo a esta parte oímos con bastante frecuencia la importancia de consumir alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, por sus beneficios sobre la salud.

La población empieza a conocer la necesidad del consumo de ácidos grasos, pero existe bastante desconocimiento sobre cómo podemos incorporar a nuestra dieta los OMEGA 3, más allá de la recomendación de comer pescado azul, semillas de lino, chía, nueces, etc.

El objetivo de este post es poner un poco de luz en el consumo de este NUTRIENTE ESENCIAL Y POTENTE PARA LA SALUD EN GENERAL:

  1. Para empezar en el campo de la nutrición se sabe que la ingesta de ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES POLIINSATURADOS, en general en la población actual europea es insuficiente. La dieta actual es carente de estos ácidos grasos y arrastramos esta carencia desde hace generaciones.
  2. Aclarar que los ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES POLIINSATURADOS; se llaman esenciales porque nuestro organismo no es capaz de sintetizarlos y debemos obtenerlos de los alimentos.
  3. Podemos dividirlos en:
    • OMEGA 9;  presente por ejemplo en aceite de oliva, aguacate.
    • OMEGA 6; presente en las semillas de lino, algunas carnes, huevos, leche materna, etc..
    • OMEGA 3; que puede ser de origen vegetal por ejemplo; semillas de lino, chía o nueces. De origen animal presente en los tejidos grasos de pescados azules.
  4. Dentro de los ÁCIDOS GRASOS OMEGA 3 existe otra clasificación:
    • EPA; ácido eicosapentaenoico.
    • DHA; ácido docosahexaenoico.

En los últimos dos siglos se ha producido paulatinamente un cambio en la dieta aumentando el consumo de ácidos grasos saturados y la disminución de ácidos grasos poliinsaturados (omega 3, 6 y 9). Este cambio está relacionado con el aumento en la población de enfermedades cardiovasculares, inflamatorias, obesidad e incluso degenerativas como algunos cánceres.

Actualmente, también se sabe que en la población europea y en general en los países muy industrializados, existe un desequilibrio respecto a la relación recomendable sobre el consumo de OMEGA 6 con OMEGA 3. La relación en el consumo de omega 3/omega 6 es de 1:15 en estas poblaciones, cuando debería ser de 1:4, siendo en países como Japón de 1:2.

Aunque a los ácidos grasos omega 6 se le venían reconociendo muchos beneficios para la salud y han sido muy utilizados como suplemento, (por ejemplo el aceite de onagra), las últimas investigaciones apuntan que este desequilibrio en el consumo de estos ácidos grasos Omega 3/6 puede estar detrás de muchos procesos inflamatorios crónicos.

Por lo tanto, está claro debemos aumentar el consumo de ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES OMEGA 3

Dentro de los ÁCIDOS GRASOS OMEGA 3 también apuntan las últimas investigaciones que el ÁCIDO GRASO OMEGA 3( DHA) se postula como el más beneficioso para la salud en comparación con el ÁCIDO GRASO OMEGA 3 (EPA).

El DHA se encuentra en abundancia en la leche materna, esperma, cerebro y retina, y aunque en cantidades menores, está presente en la mayoría de los tejidos del cuerpo.

¿CUÁNDO ES NECESARIO TOMAR UN SUPLEMENTO DE DHA?

  1. ENFERMEDADES RELACIONADAS CON LA VISIÓN; la retina es muy rica en DHA, es imprescindible para su correcto funcionamiento. Son muy útiles para mejorar la agudeza visual y retrasar la aparición de cataratas.
  2. ENFERMEDADES DEGENERATIVAS A NIVEL CEREBRAL: estudios recientes han observado que personas que murieron de Alzheimer tenía una deficiencia de omega 3 en el cerebro, especialmente DHA. Evidentemente, no podemos pensar que es la solución a estas enfermedades degenerativas, pero si puede ser un gran herramienta de prevención en el caso de existir antecedentes familiares.
  3. ENFERMEDADES DEL SISTEMA NERVIOSO; depresión, desorden bipolar, etc. Estudios publicados indican que puede existir una mejoría en este tipo de enfermedades, aunque todavía se necesitan más evidencias.
  4. GESTACIÓN; durante esta etapa el requerimiento de DHA es muy elevado, para la formación del tejido nervioso del feto. Además la gestación puede agotar los depósitos de DHA de la madre.
  5. LACTANCIA; existen estudios que han demostrado que los niveles de DHA en el cerebro son inferiores en niños que no han sido amamantados, que se traducirá en dificultades futuras en la capacidad de aprendizaje.
  6. INFANCIA; numerosos estudios indican que el DHA es esencial para el desarrollo neuronal de los niños. Está indicado en déficit de atención, hiperactividad, dislexia, etc. También se postula como un gran aliado en enfermedades infantiles como dermatitis, asma, alergias, por su capacidad antiinflamatoria.
  7. ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES: regula los niveles de triglicéridos, LDL, sin efectos secundarios. Eleva los niveles de HDL, el colesterol conocido popularmente como “colesterol bueno”. Ayuda a reducir la hipertensión arterial, mejora la vasodilatación arterial, etc.
  8. PROCESOS INFLAMATORIOS: aunque tradicionalmente se ha utilizado el EPA como ácido graso antiinflamatorio, actualmente se sabe que  el DHA modula la síntesis de mediadores químicos que se producen en la inflamación.
  9. DEBILIDAD DEL SISTEMA INMUNITARIO: existen estudios que apuntan a la mejora  del nivel de linfocitos necesario para las reacciones inmunitarias.
  10. DIABETES: tanto el DHA como el EPA, mejoran la función de los receptores de insulina y pueden ayudar a bajar los niveles de glucosa en sangre.
  11. MENOPAUSIA; gran aliado para prevenir los trastornos metabólicos asociados a esta etapa de la vida de la mujer.
  12. DESARREGLOS HORMONALES; de gran ayuda en todos los relacionados con la hiperestrogenia que por ejemplo está detrás de inflamación de las mamas, dolor menstrual, hinchazón, miomas, ovarios poliquísticos, etc.
  13. A PARTIR DE LOS 45 ó 50 AÑOS; por su capacidad para retrasar la oxidación celular, ya que aumenta los niveles de glutation intracelular (potente antioxidante).

¿CÓMO DEBE SER UN DHA DE CALIDAD?

La popularización en el consumo de OMEGA 3 con el consiguiente aumento de su demanda, ha llevado a que se comercialicen productos de pésima calidad, que inclusive están de venta en supermercados. Quiero advertir que además de no ser efectivos, pueden ser muy perjudiciales para la salud.

Un buen ÁCIDO GRASO OMEGA 3 debe cumplir con los siguientes requisitos: 

  1. Debe tener una concentración mínimo del 80% de DHA.
  2. El origen debe ser enzimático, que es la forma natural de obtenerlo que nos asegura una alta bioactividad.
  3. Debe ser en forma de triglicérido; asegura mayor biodisponibilidad.
  4. Debe estar libre de residuos tóxicos, metales pesados, etc.

En consecuencia, DEBEMOS DESECHAR PRODUCTOS QUE NO NOS OFREZCAN GARANTÍAS.

Si decidimos suplementar nuestra dieta con DHA, es recomendable nos dejemos asesorar por un profesional experto en nutrición molecular.

 

Fuente del post: vademecum laboratorios LABORATORIOS ÍFIGEN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: