¿CÓMO HACER AYUNO SIN RIESGOS?

El ayuno se puede considerar una terapia en si misma por su valor terapéutico. Los animales en la naturaleza lo hacen de forma instintiva, nosotros vamos perdiendo la capacidad de percibir lo que más nos conviene pero el cuerpo en ocasiones saturado nos obliga a hacer lo que no elegimos de forma voluntaria. Un catarro con mucha mucosidad, una diarrea, una indigestión, en muchas ocasiones nos quitan el apetito y nos obligan a hacer ayuno.

El ayuno se puede considerar un reseteo del organismo, ya que le damos oportunidad a reiniciar procesos y a eliminar todo lo que le sobra.

Si bien aparentemente todo parecen beneficios, si no se hace de forma adecuada puede conllevar riesgos.

Voy a contaros mi experiencia personal con el ayuno:

Cuando estudiaba naturopatía y antes de tener los conocimientos suficientes del poder terapéutico del ayuno y viendo los beneficios que contaban alguno de mis compañeros habían experimentado, decidí hacerlo. Estuve cinco días con la cura de sirope de arce, muy de moda en ese momento. No ingerí en esos cinco días más alimento que este sirope. Los dos primeros días lo llevé bien, pero al tercero empecé a sentirme un poco debilitada que confundí con el proceso de desintoxicación que hace el organismo. El quinto, lo consulté con un profesor y me dijo que lo dejase que en mi caso era contraproducente llevarlo a cabo tantos días, me estaba debilitando.

  • No tenía sobrepeso.
  • Mi alimentación no aportaba muchos tóxicos.
  • Tenía el hierro un poco bajo.
  • No padecía ninguna enfermedad crónica.

Con los años y después de adquirir más formación y la experiencia profesional, he conseguido entender en que casos está más indicado el ayuno.

  • Enfermedades crónicas e inflamatorias.
  • Enfermedades metabólicas (colesterol, hipertensión, hiperuicemia, etc.). En la diabetes siendo una enfermedad crónica lo considero peligroso por las hipoglucemias.
  • Personas comedoras, bebedores aunque no hayan desarrollado enfermedad metabólica.
  • Sobrepeso, aunque no sirve para adelgazar.
  • Personas que sin ser muy comedoras y bebedoras, llevan una alimentación desorganizada y que comen muchos alimentos procesados.
  • Personas polimedicadas.

Aún siendo indicado en todos estos casos, hay que ser muy cuidadoso y estudiarlo de forma individual y SIEMPRE HACERLO BAJO SUPERVISIÓN DE UN PROFESIONAL QUE MANEJE ESTA TERAPIA.

Una opción muy recomendable si nuestra economía nos lo permite, es hacerlo ingresado en un centro de cura y reposo, donde estaremos muy controlados.

Si bien el AYUNO COMPLETO puede conllevar algún riesgo hacerlo sin asesoramiento, el MEDIO AYUNO, es fácil de abordar y carece de riesgos.

Por ejemplo, dejar 16 horas sin ingerir alimento;

Desde las 16 HS. DE LA TARDE HASTA LAS 8 HS. DEL DÍA SIGUIENTE. En este período solamente hay que ingerir líquidos como infusiones o agua. Es llevadero y como coincide con la noche es muy beneficioso, porque es el momento que nuestros órganos hacen su función depuradora y detoxicante.

En este semiayuno, la última vez que se ingiere alimentos es a las 16 hs. y deben ser alimentos ligeros como ensaladas y frutas con proteínas ligeras como quinoa, amaranto o mijo.

El desayuno del día siguiente a las 8 de la mañana, llevará frutos secos, semillas, frutas, bebida vegetal o lácteos desnatados.

Es ideal después de vacaciones, navidades o períodos donde hemos comido y bebido en exceso y se puede hacer por ejemplo 1 ó 2 veces a la semana.

Por ultimo, decir que aunque en el ayuno se pierde peso, no debe pensarse como una estrategia para ganar la batalla a la báscula. El organismo cuando está en hipoglucemia como ocurre en el ayuno, baja el ritmo de su metabolismo basal y por tanto el gasto calórico. Cuando volvemos a nuestra rutina en la alimentación se resarcirá de lo que no ingirió en restricción y guardará por si volvemos otra vez a la misma dinámica. Es una estrategia de superviviencia ancestral, cuando nuestros antepasados no disponían de comida diaria.

Siempre digo que lo mejor es no someter al organismo a ningún estrés y con la alimentación le ponemos a prueba constantemente. Si llevamos una alimentación saludable y equilibrada, no necesitaremos un ayuno con frecuencia.

SOLO TENEMOS QUE ESCUCHAR A NUESTRO CUERPO, EL SABE LO QUE NOS CONVIENE

Un comentario sobre “¿CÓMO HACER AYUNO SIN RIESGOS?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: