¿CÓMO AFECTA MI FORMA DE COMER AL MEDIOAMBIENTE?

 

Cada uno de los gestos que hacemos a diario como CONSUMIDORES  tiene una repercusión directa sobre el medioambiente. Si lo multiplicamos por el número de habitantes que somos en el planeta, la repercusión es inimaginable. Hay muchas cosas que podemos hacer.

REDUCIR  EL CONSUMO DE CARNE  Y DERIVADOS:

En la mayor parte de las sociedades industrializadas se consume productos cárnicos y derivados mínimo 1 ó 2 veces al día.  Un estudio de la Universidad de Cambridge, publicado en Nature Climate Change, sugiere que el cambio a una dieta más sana en todo el mundo es una de las acciones que deben tomarse para evitar el peligroso cambio climático y asegurar que haya alimentos suficientes para todos.

A medida que las poblaciones crecen y cambian los gustos  a dietas basadas en carne, el aumento de los rendimientos agrícolas no satisface las demandas de alimentos proyectados para una población de 9.600 millones de personas, por lo que es necesario hacer más tierra cultivable. Esto supondrá un alto precio,  ya que la deforestación aumenta las emisiones de carbono, así como la pérdida de biodiversidad, y el aumento de la producción ganadera que elevará los niveles de metano.

Si el consumo de carne continúa al ritmo actual,  para el año 2050 las tierras de cultivo se habrán ampliado en un 42% y el uso de fertilizantes aumentará drásticamente en un 45% con respecto a los niveles de 2009. Una décima parte de los bosques tropicales  del mundo desaparecerá en los próximos 35 años para conseguir más tierra cultivable.

SE PUEDE SUSTITUIR LA CARNE POR PROTEÍNA VEGETAL POR EJEMPLO LEGUMBRES, que además nos aportarán grandes beneficios para la salud.

REDUCIR EL CONSUMO DE PESCADO:

Un consumo razonable y suficiente podría ser dos veces por semana. Los mares se están agotando y al ritmo de consumo actual la pesca no tiene futuro.  Uno de los tipos de pesca más dañina es la de arrastre de fondo, un modelo que produce verdaderas cicatrices en el mar con la desaparición de peces y corales,  que tardan  años, si lo consiguen, en recuperarse en términos ecológicos.

La acuicultura  tampoco está resultando  una alternativa sostenible y ecológica. Según GREENPACE  , lejos de ser la solución a la sobrepesca, contribuye a la disminución de las poblaciones salvajes y degrada los ecosistemas marinos, amenazando la seguridad alimentaria de las comunidades costeras.

GREENPACE dice que la solución al problema es apoyar una reforma de la Política Pesquera Común (PPC) justa que beneficie a aquellas pesquerías más sostenibles, como la pesca artesanal que además contribuye al bienestar social, económico y ecológico de las comunidades costeras.

COMER FRUTAS Y HORTALIZAS, SEGÚN LA ESTACIÓN DEL AÑO Y DE PRODUCCIÓN CERCANA:

Comer melón en diciembre o naranja en agosto, no tiene ningún sentido. Cuando comemos fuera de la estación  que se produce la fruta y hortaliza su origen siempre es   lejano.  Para llegar al consumidor necesitan tiempo de refrigeración y  largo transporte.

Las frutas y hortalizas  de proximidad (comunidad autónoma o país)  y estación,  son más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

EVITAR LOS ALIMENTOS ENVASADOS:

El mejor reciclaje es no tener que reciclar. Por esta razón  debemos, siempre que nos sea posible, comprar productos a granel  o con envases respetuosos con el medio ambiente. Reduce el volumen de residuos que generas y predica con el ejemplo, para que todos los miembros de tu familia  reciclen  correctamente.

DISMINUIR  EL CONSUMO DE REFRESCOS, APERITIVOS, SNACKS, POSTRES PREPARADOS, DULCES,  GALLETERÍA,  COMIDA FAS FOOD, PROCESADOS Y DE PREPARACIÓN RÁPIDA:

Este tipo de alimentos aportan lo que se llaman “calorías vacías”, es decir nada a nivel nutricional  y si  gran cantidad de grasas, y  azúcares, etc., por lo tanto no son saludables. Todos sabemos que su consumo produce gran cantidad de residuos como botellas de plástico, cartones, papel, etc.

PRACTICAR LA ECONOMÍA COLABORATIVA Y ASOCIATIVA:

Este tipo de economía está en auge porque está demostrando que se puede CONSUMIR DE FORMA RESPONSABLE Y SOSTENIBLE.

Las cooperativas de consumo son una opción cómoda, sencilla y respetuosa con el medio ambiente. También podemos comprar en tiendas de comercio justo, donde garantizan la procedencia de todos sus productos elaborados teniendo en cuenta el respeto al medio ambiente y la dignidad de las personas que los producen.

NO PODEMOS MIRAR PARA OTRO LADO Y  ESPERAR QUE SEAN OTROS LOS QUE ADOPTEN LOS CAMBIOS.

Si somos honestos y realmente queremos contribuir en la mejora del medioambiente, estamos obligados a ser

CONSUMIDORES CONSCIENTES Y RESPONSABLES. LAS GENERACIONES FUTURAS NOS LO AGRADECERÁN.

 

 

 

 

 

eevar a cabo.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: