LA CANDIDA ¿ALIADA O ENEMIGA?

Podríamos decir que es aliada porque vive con nosotros, pero se puede convertir en  una poderosa enemiga.

Las levaduras están presentes en todos nosotros poco después de nacer y deberíamos vivir en armonía con éllas. Se encuentra en piel, aparato digestivo y genitourinario. Su función es absorber cierta cantidad de metales pesados para que no entren en la sangre,  nos ayudan a degradar restos de carbohidratos mal digeridos, y junto con las bacterias mantienen nuestro equilibrio intestinal y el pH.

La candidiasis es una infección causada por una levadura de la familia de las Cándidas. Existen unas 150 especies  de cándidas distintas,  la más común en nuestro organismo es la Cándida Albicans.

La flora intestinal y vaginal junto con el sistema inmunitario nos ayudan a mantener estas levaduras bajo control.

Sufres de síntomas crónicos inexplicables como cansancio, trastornos intestinales, dolores cabeza,  musculares, alergias de todo tipo intolerancias alimenticias, cistitis crónicas…? ¿Las pruebas y analíticas médicas que te han hecho no revelan nada? ¿Te han dicho que tus síntomas son fruto de la ansiedad, del estrés o de la depresión, fibromialgia o enfermedades llamadas idiopáticas, es decir de origen desconocido?  Si es así, es probable que tal vez sufras de candidiasis crónica.

A pesar de que la candidiasis crónica fue reconocida en EE.UU. al principio de los años ochenta a través del trabajo de Orion Truss y William Crook, ni el público ni la profesión médica tenían, entonces, una idea de la magnitud del problema. Hoy en día, después de años de investigación y estudio, el tema de la candidiasis sigue siendo ignorado por muchos profesionales de la salud. Se limitan a tratarlo a nivel local con antifúngicos que sólo conducen a cronificar más la enfermedad.

Existen una serie de factores que pueden deprimirnos el sistema inmunitario y desequilibrar la flora intestinal, causando el crecimiento excesivo de estas levaduras y, por consiguiente, la enfermedad.

FACTORES QUE HACEN FUERTE LA CÁNDIDA:

  • Exceso de azúcar o carbohidratos refinados
  • Consumo habitual de agua del grifo: El cloro destruye la flora intestinal, y el flúor deprime el sistema inmunitario.
  • Uso de antibióticos, cortisona y hormonas sexuales sintéticas: todos los medicamentos destruyen la flora intestinal pero estos especialmente. Una flora intestinal debilitada provoca una cándida fuerte.
  • Disminución de las secreciones digestivas: La falta de ácido clorhídrico y de enzimas digestivas.
  • Falta de nutrientes:  Cuando sufrimos desnutrición, las cándidas tienen más oportunidad de crecer.
  • El estrés.

Aunque todos son importantes, nos vamos a ocupar lo relativo a la nutrición, es decir que las hace fuertes de lo que comemos habitualmente.

EXCESO DE AZÚCAR Y CARBOHIDRATOS, SOBRE TODO REFINADOS: estos son el alimento principal de las cándidas.  A  la cándida le encantan los azúcares y harinas refinadas éstos  aumentan los niveles de glucosa en la sangre, a través de la cual, damos de comer a la cándida. Pensemos como es nuestra dieta y la cantidad de alimentos que diariamente incluimos como pan blanco, pasta y arroz blanco, bollería, alcohol, etc

FALTA DE NUTRIENTES: aunque pensemos estemos bien alimentados  comparados con países subdesarrollados donde no cuentan con lo más básico, en occidente estamos DESNUTRIDOS. Nuestros alimentos provienen de suelos cargados de fertilizantes, pesticidas y cantidad de productos químicos que, por ejemplo, hacen que una manzana no tenga todos los nutrientes que debería tener.

Si además añadimos que comemos todo refinado y muy “blanquito” porque es más agradable y rico, estamos quitando a los cereales todo su poder nutricional que se encuentra en la cáscara.

Es decir comemos alimentos, pero no tomamos vitaminas,minerales, antioxidantes, etc. por lo tanto no estamos BIEN NUTRIDOS.

¿QUÉ PUEDO HACER CON MI ALIMENTACIÓN  SI SOSPECHO TENGO CÁNDIDA?

  1. Reitirar harinas, sobre todo las refinadas. El arroz integral, mijo, quinoa pueden ser los sustitutos.
  2. Retirar azúcares, incluido edulcorantes de todo tipo incluso la estevia, melazas,miel, siropes etc.
  3. Retirar alimentos con levaduras (pan, cerveza, alcohol, vinagres, bollería) etc. Setas y cualquier tipo de hongo.

Podemos probar, retirar estos alimentos de nuestra dieta os aseguro no os va a producir desnutrición alguna y os va a proporcionar un bienestar y energía que seguro hacía tiempo no experimentabaís.

Si ya tengo un diagnóstico claro, el tratamiento a través de la alimentación es más complejo, porque tendríamos que retirar durante un tiempo todas las frutas, hortalizas como zanahoria, calabaza, boniato, patatas, etc. En este caso, es necesario que un profesional nos ayude. Existen protocolos de como retirar los alimentos y después introducirlos progresivamente. Además, deben ir acompañados de tratamiento con fungicidas naturales, probióticos, ayudas para las defensas, etc.

En cualquiera, de los casos LA CANDIDA hay que abordarla, porque de lo contrario nos va a ir minando nuestra salud y a largo plazo es muy peligrosa.

CONVIVAMOS FELICES CON LA CANDIDA!!!!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: